Seleccionar página

Ya lo hemos comentado en alguna que otra ocasión, cuidar tu coche repercute directamente en tu estado anímico y en tu cartera. ¿Dónde trabajarías mejor? ¿En un ruinoso, sucio y desordenado trastero, o en una habitación bien cuidada, limpia y luminosa? Con el coche pasa lo mismo, no viajas igual con la suciedad y el desorden como compañeros de viaje. Y a la larga, cuando quieras cambiar de coche, te darán más dinero por el viejo si lo has cuidado bien.

Una o dos limpiezas al coche al mes es lo ideal

Igual lo repetimos mucho, pero lo hacemos porque queremos haceros ver lo importante y reconfortante que resulta mantener el coche limpio. Tu salud y tu bolsillo te lo agradecerán y si quieres saber por qué léete alguno de estos artículos:

7 beneficios de mantener tu limpio [ir al artículo]
Un coche limpio previene enfermedades [ir al artículo]
El precio a pagar por la suciedad de tu coche [ir al artículo]
Si no tienes tiempo para mantener esa frecuencia ideal, en Carloop recogemos tu coche dónde nos indiques y te lo devolvemos impoluto. ¡Desde solo 20€! Consulta nuestras ofertas en la web.

El cambio de aceite a su debido tiempo y con marcas de confianza

Lo peor que puedes hacerle a tu coche es estirar el tiempo de vida de su aceite. Cuanto más tardes en cambiarlo, más suciedad se irá acumulando y poco a poco irá haciendo mella en el motor, ¿Calcula cuanto te podría costar esa imprudencia?

Entonces, ¿cada cuántos kilómetros se debe cambiar el aceite de tu coche? La respuesta depende del año de fabricación de tu automóvil. Para los vehículos que se fabricaron antes del 2000, lo recomendable es cambiar el aceite cada 7500 kilómetros (puedes llegar hasta los 10000 kilómetros). Pero, para los más modernos, el intervalo de sustitución del aceite de tu coche esta entre los 15000-20000 km.
Cuida el interior del automóvil Igual o más que el exterior

Aunque vayas a conducir siempre solo o haya confianza con tus acompañantes, mantener el interior limpio y cuidado es importantísimo de cara a la tasación en caso de venta. Imagínate a una persona investigando cada milímetro de tu automóvil, en busca de un motivo para restar valor a su futura compra. Todos lo hemos hecho y si cuidas tu coche tendrás una posición de ventaja durante el tiempo de regateo.

Si no vas a usar el coche más te vale guardarlo bien

Un coche no sufre solo por el uso, también lo hace si se encuentra a la intemperie y en malas condiciones: batería vieja, sucio, sin funda que lo cubra, etc. O si por ejemplo no lo arrancas con asiduidad, para mantener la batería en óptimas condiciones. Ni hablamos de los bichos que pueden terminar anidando en tu coche por falta de uso y dejadez: ratas, arañas, etc. Almacénalo como es debido y no te llevarás la sorpresa cuando vuelvas a utilizar tu vehículo.

Intenta aparcar a la sombra en la medida de lo posible

Se que aquí más de uno estará diciendo “claaaaro…como es tan fácil aparcar en mi barrio”. Sabemos que depende de que zonas es bastante difícil, pero aun así os mentiríamos si os dijésemos que no es algo importante. Una larga exposición al sol puede causar desperfectos irreparables en tu automóvil: derretir plásticos, decoloración en la pintura, etc.

Así que si no tienes la suerte de tener un garaje o una plaza privada a la sombra, igual conviene dar un par de vueltas más por el bien de tu coche. Él seguro que también lo haría.

Prepara tu coche para el invierno

Antes de que llegue el frio, y las heladas, debes comprobar elementos importantes como por ejemplo la calefacción y los niveles de anticongelante. Preparar tu coche con tiempo para el invierno, te ahorrará muchos euros de futuras averías y te los hará ganar el día de mañana si vendes tu auto. Ten cuidado también cuando rascas la luna de tu coche con las heladas, quizá te convenga utilizar un método menos agresivo: agua caliente o alcohol de quemar. Por último, una vez que te pongas en marcha, evita dar acelerones al coche en frio.